Unos 600 vecinos que viven en un edificio de 22 pisos ubicado en Álvarez Thomas al 800, en el barrio porteño de Colegiales, no pueden usar los ascensores desde hace más de dos semanas porque fueron clausurados por el Gobierno de la Ciudad. El administrador se habría quedado con la plata destinada al mantenimiento de los elevadores y falsificado las obleas de revisión de los mismos. “¿A quién hay que creerle? ¿A la empresa de los ascensores porque se quiere defender y salir de toda culpa? ¿Al administrador que dice que está todo bien? ¿Al encargado del edificio que dice que acá sigue estando todo bien? ¿Al Gobierno de la Ciudad que se equivocó por una mala gestión de […]