Los vecinos se oponen a la instalación de una bicisenda

De un día para el otro el Gobierno de la Ciudad, a través de la Secretaría de Transporte, empezó a colocar cartelitos sobre los autos estacionados a ambas manos de la avenida Jorge Newbery, entre las avenidas Corrientes y Córdoba, que indicaban que los vecinos tenían que remover los vehículos de ese lugar porque iban a construir una bicisenda.  

El plan del Gobierno porteño es instalar una bicisenda sobre la avenida Jorge Newbery entre la avenida Corrientes y Enrique General Martínez, la extensión total será de 1,1 km. El objetivo es conectar la red de ciclovías y los vecinos y vecinas reclaman que en ningún momento el Gobierno de la Ciudad se acercó para informarles de esta medida, “nadie nos avisó o advirtió de esta decisión que es inconsulta, como todo lo que hace el gobierno de Larreta. Estamos juntando firmas que llevaremos a la Comuna 15 para que nos tengan en cuenta a la hora de decidir”, expresan los vecinos de Newbery.

Lo cierto es que la política de tránsito y transporte del Gobierno porteño solo se reduce a la construcción de bicisendas. El viernes pasado el mismo jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, inauguró la ciclovía sobre la avenida Forest también en el barrio de Chacaria y hoy presentó el proyecto para la avenida Del Libertador. Pero no se planifica aumentar la red de subtes o terminar las estaciones Villa Crespo y La Paternal del ferrocarril San Martín, cuyas obras pasaron ahora al Gobierno Nacional porque para el Estado porteño no eran prioritarias. Las bicisendas se hacen rápidamente y son muy visibles, tanto para los usuarios de bicicletas como para vehículos y peatones.

Según la escasa información brindada por el Gobierno de la Ciudad a través de redes sociales, esta nueva bicisenda estará del lado derecho de Jorge Newbery y se podrá estacionar en paralelo, algo sumamente peligroso para los ciclistas ya que es muy frecuente que el que estaciona un vehículo abra la puerta de improviso causando un accidente cuyo principal perjudicado siempre resulta ser el usuario de bicicleta.

Uno de los vecinos de Newbery comentó que “El estacionamiento en paralelo a la bicisenda reducirá Jorge Newbery a solo dos carriles, esto puede ser muy problemático para la seguridad vial tanto de los ciclistas, peatones y automovilistas porque hay bares con mesas a ambos lados, nos preocupa mucho esta situación. También es peligroso para los ciclistas porque si alguien estaciona y abre la puerta del auto sin fijarse puede ocasionar un serio accidente perjudicando al ciclista, este tipo de accidentes es el más frecuente entre los usuarios de bicicletas”.

María Marta Ferreyra, también vecina de Newbery, opinó a Nueva Ciudad: “No estoy en contra de las bicisendas, pero tienen que hacerse de una manera coordinada y ordenada, sin problemas para los ciclistas ni para la gente que vive y transita por el barrio. Observo en la Ciudad el peligro que significan las ciclovías puestas de cualquier manera. Los ciclistas con los que nos hemos reunido manifiestan los accidentes que han tenido por cómo están diseñadas las ciclovías”. El tema es que Jorge Newbery es una avenida de alto tránsito, sobre todo el tramo entre las avenidas Corrientes y Córdoba, se suma a que entre Guevara y Fraga hay muchos bares y restaurantes que tienen sus mesas en la calle, los autos pasan rasando a alta velocidad. La avenida se va a angostar mucho y el tránsito va a seguir siendo el mismo. Esta avenida es un caos, se ha complicado vivir sobre Newbery. Otro tema son los contenedores de basura que no se sabe si van a estar sobre la vereda o van a estar sobre la ciclovía. Va a ser peligrosísimo”, “Lo que pensamos es que el Gobierno de la Ciudad tiene que hacer subtes, porque el tránsito complicadísimo de la Ciudad bajaría, así los ciclistas tendrían menos peligro y la vida de todos sería más fácil. Habían prometido subtes pero nada se hizo. Las bicisendas no resuelven el problema, no hay una verdadera planificación para la Ciudad, concluye María Marta.

Eduardo Scocco, otro de los vecinos, expresó  que “Entre los vecinos vemos que esta bicisenda no está planificada porque se achica mucho la calle lo que dificulta más el tránsito.  Va a dificultar la salida de los garajes. Va a quedar menos lugar para estacionar ya que se pierde una calzada. Además, los cordones de cemento con borde en ángulo son muy peligrosos  para ciclistas, peatones y monopatines, incluso para los autos porque si muerden con una rueda también puede ocasionar un accidente. Se torna más peligroso al achicar las esquinas con las plazoletas secas. Más peligro para los clientes sentados en los bares sobre la calle al estar más encarajinado el tránsito de autos. Se va a hacer un colador”. “En otras ciudades del mundo lo que se hace es aumentar los kilómetros de subte para mejorar el tránsito. No es que estoy en contra de la bicicleta, soy ciclista de toda la vida, uso bicicleta diariamente, el tema es cómo está planificado esto, no es sensato y no consultaron con los vecinos y las personas que usan la calle, las veredas y las ciclovías”, continúa Scocco.

Entrada siguiente

La Ciudad prepara otros 31 nuevos convenios para construir torres

Lun Dic 13 , 2021
El Gobierno porteño tiene en carpeta al menos otros 31 nuevos convenios a firmar con desarrolladores inmobiliarios para levantar torres de departamentos por encima de la altura que permite el Código Urbanístico vigente. El listado con cada uno de los expedientes, al que accedieron activistas nucleados en el movimiento La Ciudad Somos Quienes la Habitamos, abarca futuros emprendimientos repartidos en diez […]