En el pasado era un taller de artistas y tapicería, hoy es una cafetería con pastelería artesanal

Como si fuera ayer, la primera vez que pisó suelo porteño, Vendela tenía apenas 25 años y dos grandes ilusiones: aprender español y bailar tango. Su estadía iba a ser temporal, pero Buenos Aires la cautivó. “Me enamoré de la ciudad y me quedé”.

Fue a principios de 2017 cuando se entusiasmó por abrir su propia cafetería en nuestro querido barrio de Chacarita. Aquí, logró combinar sus dos pasiones: el café de especialidad y la pastelería artesanal. En el local en cuestión había funcionado antiguamente un taller de artistas y también una tapicería. La casona conserva los pisos calcáreos, techos altos y puertas originales. Las paredes descascaradas con distintos matices de grises y verdes también le aportan un estilo único.

Un luminoso salón donde hay mesas comunales, rectangulares y otras ratonas combinadas con sillas de madera y cómodos sillones con tapizados de cuerina y terciopelo. Tienen gran protagonismo los muebles y vajilla antigua: vitrinas, repisas, mostradores, platos y tazas. Es que a la emprendedora le fascina recorrer anticuarios y encontrar tesoros. Incluso, si es necesario se encarga de restaurarlos y darle su “toque personal”. Las flores también la han acompañado desde la apertura. En las mesas no pueden faltar los jarrones con yerberas, lisianthus, margaritas, fresias y claveles, según la estación del año.

Vendala cuenta: “Siempre aposté a ofrecer productos sencillos, pero ricos”, expresa. Muchas de las recetas están inspiradas en su madre, Almut. Como la llamada “Torta Linz”, con una suave masa e inigualable aroma a especias (canela y clavo de olor). “Su sabor particular era uno de los que más extrañaba. En mi hogar siempre la comíamos en épocas de Navidad. Acá la empecé a hacer todo el año y a los clientes les encantó”.

La torta húmeda de chocolate es otro de sus clásicos, y comenta, “Es un postre muy común en Francia. Cada casa tiene su receta. La calidad del chocolate es importantísima. Me encanta que sea muy espesa, lleva huevo, crema y manteca”. Se incorporaron algunas opciones saladas donde se destacan las Tartine (parecido a un sándwich) como “La cóte d´Azur” con jamón crudo, queso crema, tomates secos y rúcula y “Le Mont Blanc” con queso brie, cebolla caramelizada, berenjenas en escabeche.

Entrada siguiente

Conjugan baile y música para indagar en el presente de la cultura porteña

Dom Ago 14 , 2022
“Noestango” es el nombre del espectáculo que la compañía homónima estrenará junto al reconocido Quinteto Revolucionario mañana a las 20 en el barrio porteño de Chacarita, y que indaga desde el baile y la música en vivo, en «qué es el tango hoy», según indicó a Télam el director de la pieza, Ollantay Rojas. Luego de dos años de trabajo de investigación, llega al local cultural ubicado en el barrio la obra protagonizada por cinco bailarines y cinco músicos, unidos por la idea de plantearse sobre el presente del tango como expresión artística, disparador que busca generar otra poética, otro lenguaje, otro universo de posibilidades. El elenco está integrado por los bailarines David Alejandro Palo, Marcela Vespasiano, Nicolás […]