Compartir platos pequeños y medianos entre copas en el Barrio

El barrio de Chacarita se volvió una gran atracción para los emprendedores gastronómicos y hoy exhibe una oferta creciente que, sin duda, le otorga una renovada identidad a las calles de la ciudad de Buenos Aires. Entre distintas propuestas, sobresale una cantina moderna que propone compartir platos pequeños y medianos entre copas. 
La llegada de los días soleados invita a “veredear” o buscar espacios al aire libre; por supuesto, siempre acompañado de algo rico para picar. Es ahí donde cuadra de manera perfecta la nueva tendencia de “platitos” al centro, un formato atractivo y amigable para degustar varios sabores en una sola ocasión. El local ofrece mesas sobre la vereda, un íntimo salón de estilo industrial con mesas para 2 y 4 personas, una vistosa barra y un acogedor patio cargado de vegetación.
Inspirado en las típicas cantinas y bodegones porteños, ésta es la modalidad que eligió Arrabal para ofrecer una sabrosa cocina de raíces europeas, pero con toques gourmet, acompañada de pingüinos vermuteros, vinos, cócteles y latitas de cervezas artesanales.

Entrada siguiente

La Histórica churrería del barrio

Sáb Nov 5 , 2022
Esta churrería fundada en 1963 por tres amigos, Schillaci, Murcia y Romero, es un pequeño local en el barrio de la Chacarita, a unos pocos metros de la estación Federico Lacroze del subte B, que mantiene las costumbres de su origen. La ubicación en la calle Olleros, donde hoy está en mano de sus nietos, sin embargo, su esencia se percibe intacta. La cocina continúa estando a la vista, una pequeña vitrina de vidrio expone la variedad que hay para elegir y en las paredes se respira la historia del negocio: está repleta de fotos de sus antiguos dueños junto a las distintas celebridades que se fueron acercando a lo largo de los años para probar sus clásicos churros. Hoy […]