A juzgar por lo que contienen sus tres plantas, sus 700 metros cuadrados, su torreta inexplicable, apretada entre dos edificios frente a la mirada atónita de parroquianos del club social del barrio, está allí cifrado, literal, el mundo entero, sin fronteras y sin tiempo, en esta casona de Teodoro García 2851, […]