Ocho esquinas, uno de los locales más antiguos de la ciudad

Ocho esquinas tiene más de 70 años en Buenos Aires. El nombre es fácil de entender: Forest, Álvarez Thomas, Elcano confluyen a pocos metros de su entrada. Hoy, todas arterias de la zona de Colegiales, antes: apenas un rescoldo lejano de la ciudad.

Gabriel es mozo en el Ocho esquinas desde hace 12 años. “Me dicen Gabriel, Mozo loco, cabezón o como sea”, dice. Trabaja el turno noche. No solo recibe los pedidos sino que también es una suerte de guía turístico del lugar. “En ese box de ahí se sentaba Osvaldo Pugliese”, dice. “Y también venía Cerati de pibe, porque la vieja vive acá a la vuelta”.

El lugar tiene más de 70 años

El lugar tiene más de 70 años

Sus fundadores fueron un español y un alemán que llegaron de Europa. El alemán fue a la cocina, el español se encargó del salón. De ahí que sea un bar español con cocina alemana.

Su dueño actual es Miguel (el tercer dueño en 70 años). Con él al frente, levantaron cabeza después de mucho tiempo. Se encargó de mejorar la estética del lugar (respetando la apariencia original) y profundizar la identidad. En cada pared se puede ver una foto de alguien que pasó por ahí. Mayormente tangueros, la tercera pata del Ocho Esquinas.

Durante el año, se pueden escuchar algunos tangos. Si atiende Gabriel, la emoción está garantizada. Antes de la despedida, consultado sobre qué se siente trabajar en un lugar que parece suspendido en el tiempo, su respuesta se entrecorta por un pequeño llanto. Suena exagerado pero es así. “Son como mi familia”, dice en referencia a los actuales dueños. Y después ofrece un abrazo intenso. Algo de eso también parece quedar flotando para siempre.

Fuente: Infobae – Maximiliano Luna