Un invento exitoso, la barrera antivirus

Muchos comerciantes piensan que, incluso una vez que pase el pico de la pandemia, las personas mantendrán algunos hábitos preventivos y buscarán mantener las distancias, por lo que entienden que este tipo de barreras se instalarán de manera prolongada en algunos establecimientos.

Facundo García, gerente comercial de Letreros Publicitarios, “Antes de la pandemia nuestro negocio principal era la cartelería para locales y eventos, stands, corte de acrílico y MDF e impresiones de gran formato”, él tiene sus instalaciones en el barrio porteño de Chacarita.

García también agrega, “Cuando se anunció la cuarentena obligatoria tuvimos que ponernos a pensar rápidamente cómo hacer para sobrevivir. Así como varias empresas textiles se inclinaron por la realización de barbijos para contribuir a evitar la propagación del virus, nosotros buscamos algo que pudiéramos hacer en nuestro taller para poder seguir pagando los sueldos y subsistir, pero también para contribuir al objetivo de cuidarnos entre todos”.

Allí se crearon las “barreras sanitarias anti Covid-19”, que son mamparas realizada en acrílico cristal transparente que van de los $2500 hasta los $39.000, dependiendo del modelo. Las barreras no están pensada solo para comercios, sino también para que distintos profesionales puedan ofrecer sus servicios de manera más segura, ya sean odontólogos o manicuras. “Estamos trabajando en modelos con bocas amplias y semi circulares para consultorios de manera que los médicos puedan extender sus brazos para revisar al paciente”, ejemplifica García.

Entre las ventas hechas los primeros 15 días hay clientes no solo de la ciudad de Buenos Aires y el conurbano, sino también de provincias del interior como Córdoba, Mendoza y Santa Fe. “Además, nos han contactado de varias fundaciones sociales, clínicas y ONGs por lo que estamos en constante desarrollo de nuevos modelos que se adapten a estos rubros”.