Buenos Aires, 20/09/2017, edición Nº 395

Los espíritus del Rodney cantan en plan familiar

El bar de Chacarita alberga más de una leyenda y atesora canción y película propias.

Lo que en 1930 era un almacén de ramos generales, con expendio de bebidas, es en 2017 uno de los rincones con más historia rockera de toda la ciudad. Enclavado en la esquina de Rodney y Jorge Newbery, en pleno barrio de Chacarita y frente al cementerio, el bar de Rodney (o Rodney Bar en su acepción más turística) alberga más de una leyenda y atesora canción y película propias.

¿Qué tiene esa esquina tan típica, con sus mesas de madera, su techo de chapa y su decoración que en Palermo sería vintage y aquí es simplemente la original? Seguramente, el espíritu. Y no precisamente el de los habitantes del cementerio, que según algunos siguen cruzando noche tras noche para compartir melodías. Aquí se respira el espíritu de una Buenos Aires nocturna y amigable, lejos de poses y modas y bien cerca de la música, tan cerca que en un mal movimiento un guitarrista algo torpe puede dar con su instrumento en la cara de algún comensal. De eso se trata el Rodney: música en vivo, comida, ambiente familiar de rock.

Por una razón o por otra, las celebridades siempre estuvieron cerca del bar. La historia cuenta que en los años 50 fue escenario de una película con Angel Magaña. En 1974, filmó allí Palito Ortega. Pero fue en 1991 que el boliche comenzó a gestar su camino en el rock argentino. Ese año, la banda La Portuaria editó El bar de la calle Rodney. La canción, que firmaba su líder Diego Frenkel, fue un megahit y contaba la historia de alguien que se sentaba a mirar la vida desde la ventana de un bar, con los personajes que se le iban cruzando (“hombres que beben vino y fuman tabaco”; otro que le contaba que era “actor en un teatro principal”) y una definición poética y certera: “Ciudad de brujas y de asfalto, de puertos sin salida al mar. Si navegar es tan preciso, hoy voy a sentarme en el bar a viajar”. Los fans de La Portuaria, que gozó de su pico de popularidad con esta canción -y prolongó con otra, Selva-, se acostumbraron a pasar por la esquina para ver a qué le cantaba Frenkel.

En 2009, Diego Rafecas estrenó su filme Rodney, que se le ocurrió luego de que el actor Tomás Fonzi lo llevara allí a ver un show de Gabriel Carámbula. Eran las épocas de las zapadas de los jueves, cuando un grupo que solía comandar Carámbula -y al que se sumaban según ganas y disponibilidad Juanse, Charly García, Pity Alvarez, actores como Luis Luque y muchos más- incendiaba las noches, que la mayoría de las veces terminaban a plena luz del día. También querían conocerlo los músicos extranjeros que llegaban a Buenos Aires: se recuerda a la banda de Rod Stewart improvisando alguna noche y al propio David Byrne (líder de los neoyorquinos Talking Heads) detrás de la barra, filmando un video clip de otra canción de La Portuaria, Hoy no le temo a la muerte.

En algún momento, tanta trasnoche, tanto volumen -y sí, tanto exceso- le jugaron en contra al bar y tuvo que cerrar. Otra de los mitos que acompaña el historial del bar postula que el legendario Pappo estaba obsesionado con volver a abrirlo. Y que en su velorio algunos de sus amigos se juramentaron hacerlo. Lo consiguieron, aunque luego sobrevino una clausura. La suerte cambió y en 2013 fue declarado de interés cultural por la legislatura porteña.

Por estos días, y muy lejos de las noches de reviente, es posible que mientras suena en el Rodney una banda de tex-mex, la primera mesa esté ocupada por niños de entre ocho y diez años, hijos de los músicos, con alguna abuela encargada de que los niños no se desmadren en alguna ranchera y ella misma ocupándose de los coros desde su asiento. La entrada es libre, sólo se cobra la bebida y la comida, caserísima, a razonables precios de cantina. Los grupos van rotando cada hora, del rock al blues, de los covers a los temas propios. La noche en Villa Crespo se torna familiar, aunque los espíritus del rock siguen por allí, dando vueltas.

Por: Walter Dominguez

Fuente: clarin.com

Aguarde un momento...

Suscribase a La Gaceta de Chacarita y Colegiales!

¿Quereés saber las noticias de los Barrios de Chacarita y Colegiales? Ingresá tu dirección de correo electrónico y nombre a continuación para ser el primero en enterarte!