Ayer el barrio de Chacarita cumplió 373 años

En el día de ayer el barrio de Chacarita, estuvo de festejo ya que cumplió 373 años de historia. Hoy viernes, vecinos e instituciones barriales, realizarán una serie de charlas históricas a partir de las 18:00 en la Asociación de Fomento Federico Lacroze, ubicada en Maure 3955.

Quien organiza este evento es La Junta de Estudios Históricos de los barrios de Chacarita y Colegiales, llevará a cabo las charlas que se referirán al arte y personalidades en el Cementerio de la Chacarita, historia y presente sobre el cementerio de los disidentes y recuerdos del barrio en el siglo XX.

Remontándonos a la historia de Chacarita se remonta a los siglos XVII y XVIII, la por entonces Compañía de Jesús logró conformar por donación o compra, una propiedad inmueble tan vasta como para tener su frente casi junto al Río de la Plata, a la altura de las actuales avenidas Santa Fe y Luis María Campos, y llegar por sus fondos hasta el actual partido bonaerense de Morón. Los jesuitas arrendaban gran parte de la tierra para financiar sus obras religiosas y educativas que dirigían en la Ciudad de Buenos Aires, lo que hoy es el microcentro porteño.

Sectores de las viejas propiedades se destinaron a “chacritas” o “chacarita”, de allí los diminutivos de chacra o chácara, muchas veces de allí provenía la alimentación de los alumnos del Colegio San Ignacio, hoy Colegio Nacional de Buenos Aires y al personal de las casas jesuíticas. Allí también se construyeron las oficinas destinadas a la administración de los arriendos y edificios para el alojamiento de los religiosos y sus huéspedes.

Además de abastecer de hortalizas y frutas al Colegio, la chacra era utilizada como casa de verano por los estudiantes. Así, muchas generaciones de jóvenes pasaron sus vacaciones en los montes y quintas de la “chácara”, que a partir de entonces comenzó a llamarse “Chacarita de los Colegiales”, lo que equivale a decir chacra de los estudiantes.

Carlos III de Borbón, expulsa a los jesuitas de todos los reinos y dominios, medida que en el Río de la Plata se cumplió en 1767, sus bienes o temporalidades, pasaron a ser propiedad de la Corona. Por lo tanto, las tierras del actual barrio de Chacarita pasaron originalmente al reino y, tras la Revolución de Mayo, pasaron a ser propiedad del gobierno de la provincia de Buenos Aires.

El Colegio San Ignacio dejó de funcionar y, por varios años, la juventud de la ciudad debió trasladarse a otros lugares para realizar sus estudios. Esta situación se mantuvo hasta 1783, año en que Juan José de Vértiz, por entonces Virrey del Río de la Plata, estableció el Real Colegio de San Carlos utilizando la infraestructura del antiguo colegio de San Ignacio, en la llamada Manzana de las Luces. Finalmente, en 1863, por decisión del presidente Mitre, se lo terminó llamando Colegio Nacional de Buenos Aires. La finca de la Chacarita siguió perteneciendo al Colegio. Miguel Cané, alumno del Colegio Nacional en la década de 1860, relata en “Juvenilia” anécdotas de su vida de pupilo y entre ellas, los episodios de las vacaciones en la Chacra.

Sin embargo, en 1871, la imagen del predio comenzó a cambiar, cuando allí se instaló un cementerio destinados a las víctimas fatales de la epidemia de fiebre amarilla que azotó a Buenos Aires en ese año. Se lo estableció en el sector del actual Parque Los Andes, denominado en una época Rancagua.

Paralelamente, el Ferrocarril Oeste construyó un ramal que partiendo desde Ecuador y Corrientes avanzaba por ésta última hasta dicho cementerio, llevando los cadáveres. Las tierras de la Chacarita Vieja, como con el tiempo seria conocido este camposanto, fueron restadas por el gobierno bonaerense al partido de Belgrano, que a cambio recibió una indemnización en dinero.

En 1880, el presidente Nicolás Avellaneda impuso la federalización de la Ciudad de Buenos Aires, lo cual ponía bajo competencia federal el territorio que era hasta ese entonces, Capital de la Provincia de Buenos Aires, declarándosela, a partir de allí, Capital Federal de la República Argentina. La Provincia de Buenos Aires, por su parte, reaccionó enérgicamente ante la medida con un levantamiento militar promovido por el propio Gobernador, don Carlos Tejedor.

En medio de este conflicto, Avellaneda decidió trasladar las instituciones de gobierno a la entonces Municipalidad de Belgrano, mientras que la Chacarita de los Colegiales era ocupada por los efectivos del Regimiento 1 de Caballería, al que después se unirían los del 11 de Infantería, con el fin de resguardar a las instituciones federales.

Una vez resuelto el levantamiento, los militares permanecieron allí algunos años más, hasta que el predio de la antigua Chacarita de los Colegiales, fue finalmente destinado a cementerio urbano, ya que la “Chacarita Vieja” se hallaba colmada. El “Cementerio del Oeste”, fue establecido el 14 de abril de 1886. Ante el auge inmigratorio, parte del predio fue destinado a “Necrópolis de Disidentes”, lo que actualmente son los cementerios Alemán y Británico de Buenos Aires.

Otro hito en la historia del barrio fue la conformación del Tranvía Rural de la Provincia de Buenos Aires, fundado con capitales particulares argentinos. Ya desde 1870 los hermanos Lacroze operaban líneas de tranvías a caballo en la Ciudad de Buenos Aires bajo el nombre de Tramway Central. Esta empresa incorporó en 1891 la tracción a vapor y en 1897 pasó a llamarse Ferrocarril Rural de la Provincia de Buenos Aires, hasta que en 1906 es rebautizada como Ferrocarril Central de Buenos Aires.

En 1912, el Congreso Nacional otorgo al Ferrocarril Central de Buenos Aires, el derecho de construcción y explotación de una doble línea férrea subterránea de tracción eléctrica, para el tráfico de pasajeros y cargas, entre las inmediaciones de la Estación Chacarita “Federico Lacroze” y el Correo Central “Paseo de Julio, hoy Leandro N. Alem”.

El Día del Barrio de Chacarita quedó instituido el 28 de junio por la ley 805, sancionada el dos de julio de 2002, por la Legislatura porteña. La fecha se debe a que el 28 de junio de 1645, Nicolás de Carvajal, en su carácter de propietario de la parcela conocida como Suerte N° 20 la donó a la Compañía de Jesús.