Persecución y tiroteo, la Policía de la Ciudad mató a un delincuente y detuvo a otros tres

En una escena de película, un delincuente fué abatido (tenía en su poder una pistola Bersa Thunder con munición en recámara y cargador colocado) y otros tres terminaron presos luego de un enfrentamiento con integrantes de la Policía de la Ciudad en el barrio porteño de Chacarita. Los detenidos son un ciudadano peruano, de 37 años, y dos argentinos, de 39 y 31 años, mientras aún se intenta determinar la identidad del fallecido.

Este hecho ocurrió cuando los delincuentes fueron interceptados en avenida Forest y Federico Lacroze, mientras se trasladaban en un Volkswagen Polo que tenía pedido de captura desde hacía un tiempo.

Los Agentes en moto persiguió a los ladrones por Forest y luego por Maure en dirección a la avenida Corrientes, donde realizan disparos con armas de fuego. En el intercambio de tiros, uno de los ladrones cayó muerto y el cuarto hombre fue detenido minutos después sobre los techos de una casa del barrio.

Toda la investigación quedó a cargo del Juzgado Nacional Criminal y Correccional 19, a cargo del juez Diego Slupski, quien dispuso el traslado de los detenidos a la División Investigaciones Madariaga, en tanto ordenó el secuestro del arma del oficial de la Policía de la Ciudad para ser peritado y declaración del personal interviniente.

El testimonio de un sereno de un garaje de la zona dijo al canal de noticias C5N que “los delincuentes estaban armados y se escucharon al menos 30 tiros. Dos fueron detenidos en el auto porque no lograron bajarse, mientras que los otros corrieron”, “Uno de ellos murió en la calle y el otro fue detenido. Había muchos policías en la zona”.

También una vecina, aseguró que pudieron contar que había 26 impactos de bala, varios en el auto de un hombre que vive en la zona, y que vieron cuando dos de los delincuentes intentaron escapar y se escondieron detrás de un árbol. “Fue terrible. Los policías llegaron enseguida. Fue un momento de desesperación. Lo primero que atiné a hacer fue llamar a mi hijo que guarda la camioneta a dos cuadras y que llegaba de trabajar para que no saliera de la cochera”.